ABELARDO CAVERO GARAY, NEUROCIRUJANO PEDIATRA ESPECIALIZADO EN EL TRATAMIENTO ENDOSCÓPICO DE LA HIDROCEFALIA Y LOS QUISTES CEREBRALES.

Hasta la actualidad son casi trescientos pacientes operados con el endoscopio cerebral, tanto niños como adultos, logrando resultados muy satisfactorios. Con el endoscopio es suficiente una operación, a veces dos operaciones, para controlar e incluso curar a la mayoría de pacientes con hidrocefalia o quistes cerebrales. Con las válvulas se pueden controlar la hidrocefalia y los quistes cerebrales, pero no curan la enfermedad y tienen muchas complicaciones y reoperaciones.

CIRUGIA CON EL ENDOSCOPIO CEREBRAL

El neuroendoscopio nos permite realizar operaciones complejas en zonas profundas del cerebro a través de un pequeño orificio. Lo más importante, durante la operación estamos viendo lo que estamos haciendo en una pantalla de alta definición.

Es muy útil en casos de hidrocefalia y quistes, llegando a curar estas enfermedades sin tener necesidad de usar las válvulas. Algunos tumores cerebrales, especialmente los ubicados dentro del ventrículo, se pueden biopsiar o extirpar completamente con el neuroendoscopio dejando una pequeña cicatriz en el cerebro y la piel. Asimismo con el neuroendoscopio podemos extirpar los cisticercos, parásitos cerebrales causantes de hidrocefalia, muy frecuentes en nuestro país. También se puede retirar un catéter perdido dentro del ventrículo o limpiar un catéter obstruido sin necesidad de cambiarlo por otro nuevo.

CÓMO ES LA OPERACIÓN?

Hacemos un pequeño agujero en el cráneo e introducimos el endoscopio y los  instrumentos endoscópicos.

Consiste en abrir un pequeño túnel para que el líquido acumulado escape del cerebro, sin necesidad de colocar los conocidos sistemas de drenaje ventricular, este túnel se hace mirando directamente dentro del cerebro con el neuroendoscopio que tiene acoplada una cámara de video.

En pacientes con hidrocefalia llegamos al ventrículo cerebral lateral y luego al III ventrículo, abrimos un pequeño orificio en el piso del III ventrículo para que el líquido salga del cerebro.

En hidrocefalia multiquística o multitabicada, podemos convertir varias cavidades en una cavidad única y luego crear una salida para el líquido en el piso del III ventrículo o colocarle una válvula en vez de colocar varias válvulas.

Si es un quiste aracnoideo podemos drenar el líquido hacia el espacio subaracnoideo que está afuera y rodea al cerebro, de esa manera el líquido atrapado escapa y se reduce el tamaño del quiste aliviando al cerebro.

Si hay un tumor o un parásito dentro del ventrículo causando la hidrocefalia, con el endoscopio los extirpamos normalizando la circulación del líquido cefalorraquídeo y curando la hidrocefalia.